¡Envíos a cualquier punto del país $600!

Teatro y poesía

 

 

 

Cuerpos fuera de sí

La teoría política a menudo ha olvidado el cuerpo. Este libro trata de recuperarlo como base imprescindible para repensar algunos de los problemas de nuestras democracias que, tal y como se plantean y practican hoy, resultan insatisfactorias. Los cuerpos no son un destino dado de una vez por todas, inevitable e incontrolable, sino territorios en proceso, cambiantes, tal y como trabajan con él las artes vivas, especialmente las que se plantean como laboratorios de investigación que tratan de desmontar la autoinmunización de la corporalidad moderno-colonial, de sentir las maneras en las que mi cuerpo no es solo mío, sino siempre uno compartido. La dimensión política del cuerpo no se limita aquí a pensarlo desde su sujeción a pasiones, sino desde su capacidad para canalizar, reprimir, intensificar, neutralizar o movilizar afectos políticos. Y esta facultad la adquiere junto con muchos otros cuerpos, confundiéndose a menudo con ellos, con cuerpos vivos y presentes, con cuerpos lejanos, incluso con cuerpos ausentes en forma de energías residuales que siguen viviendo y viajando en forma de imagen, recuerdo, gesto, palabra, sensación, o emoción, instalándose en nuestros imaginarios y en nuestras carnes. Por ello es necesario atender a las maneras en las que las imágenes son uno de los medios más poderosos para la fabricación de corporalidades. Los cuerpos se conforman de manera icónica, visual e imaginativa por medio de imaginarios, imaginaciones e imágenes que nos permiten relacionarnos, entendernos y afectarnos. La investigación se articula en torno a una lectura figural de cuerpos de pie y tumbados en prácticas artísticas, pero también en manifestaciones y protestas sociales. Estas posturas erecta y yacente, sostenidas en el tiempo, son capaces de convocar y evocar imágenes, asociaciones y recuerdos cargados de afectos y de descargarlos en el momento de mirar. La persistencia en estas dos posturas les da a estos cuerpos la capacidad de apelar, conmover, mover y movilizar a los sujetos alrededor, inclinándolos hacia ellos.

 

Victoria Pérez Royo Es profesora de Estética y Teoría de las artes en la Universidad de Zaragoza (España), codirectora del Máster en Práctica Escénica y Cultura Visual (UCLM, Museo Reina Sofía). Ha desarrollado una intensa actividad de comisariado en iniciativas de investigación, tales como “Investigación artística y aventura” (2018, Centro de Arte Contemporáneo Huarte), el ciclo de cine “Documentar el olvido” (2018, Filmoteca de Zaragoza), los seminarios internacionales “Podría quien te recuerda” (Museo Reina Sofía, 2017), “Cuerpos, Desórdenes y Democracias” (Matadero Madrid 2016), el festival “Ser Público” (La Casa Encendida (2016), entre otros. Es editora de los libros Danza contemporánea, espacio público y arquitectura (2008), Práctica e Investigación (2010, con José A. Sánchez), 10 textos en cadena y unas páginas en blanco (2012, con Cuqui Jerez), Componer el plural. Cuerpo, escena, política (2016, con Diego Agulló) y DirtyRoom (2017, con Juan Domínguez).

Cuerpos fuera de sí, Victoria Pérez Royo

$4.200,00
¡No te lo pierdas, es el último!
Cuerpos fuera de sí, Victoria Pérez Royo $4.200,00

Teatro y poesía

 

 

 

Cuerpos fuera de sí

La teoría política a menudo ha olvidado el cuerpo. Este libro trata de recuperarlo como base imprescindible para repensar algunos de los problemas de nuestras democracias que, tal y como se plantean y practican hoy, resultan insatisfactorias. Los cuerpos no son un destino dado de una vez por todas, inevitable e incontrolable, sino territorios en proceso, cambiantes, tal y como trabajan con él las artes vivas, especialmente las que se plantean como laboratorios de investigación que tratan de desmontar la autoinmunización de la corporalidad moderno-colonial, de sentir las maneras en las que mi cuerpo no es solo mío, sino siempre uno compartido. La dimensión política del cuerpo no se limita aquí a pensarlo desde su sujeción a pasiones, sino desde su capacidad para canalizar, reprimir, intensificar, neutralizar o movilizar afectos políticos. Y esta facultad la adquiere junto con muchos otros cuerpos, confundiéndose a menudo con ellos, con cuerpos vivos y presentes, con cuerpos lejanos, incluso con cuerpos ausentes en forma de energías residuales que siguen viviendo y viajando en forma de imagen, recuerdo, gesto, palabra, sensación, o emoción, instalándose en nuestros imaginarios y en nuestras carnes. Por ello es necesario atender a las maneras en las que las imágenes son uno de los medios más poderosos para la fabricación de corporalidades. Los cuerpos se conforman de manera icónica, visual e imaginativa por medio de imaginarios, imaginaciones e imágenes que nos permiten relacionarnos, entendernos y afectarnos. La investigación se articula en torno a una lectura figural de cuerpos de pie y tumbados en prácticas artísticas, pero también en manifestaciones y protestas sociales. Estas posturas erecta y yacente, sostenidas en el tiempo, son capaces de convocar y evocar imágenes, asociaciones y recuerdos cargados de afectos y de descargarlos en el momento de mirar. La persistencia en estas dos posturas les da a estos cuerpos la capacidad de apelar, conmover, mover y movilizar a los sujetos alrededor, inclinándolos hacia ellos.

 

Victoria Pérez Royo Es profesora de Estética y Teoría de las artes en la Universidad de Zaragoza (España), codirectora del Máster en Práctica Escénica y Cultura Visual (UCLM, Museo Reina Sofía). Ha desarrollado una intensa actividad de comisariado en iniciativas de investigación, tales como “Investigación artística y aventura” (2018, Centro de Arte Contemporáneo Huarte), el ciclo de cine “Documentar el olvido” (2018, Filmoteca de Zaragoza), los seminarios internacionales “Podría quien te recuerda” (Museo Reina Sofía, 2017), “Cuerpos, Desórdenes y Democracias” (Matadero Madrid 2016), el festival “Ser Público” (La Casa Encendida (2016), entre otros. Es editora de los libros Danza contemporánea, espacio público y arquitectura (2008), Práctica e Investigación (2010, con José A. Sánchez), 10 textos en cadena y unas páginas en blanco (2012, con Cuqui Jerez), Componer el plural. Cuerpo, escena, política (2016, con Diego Agulló) y DirtyRoom (2017, con Juan Domínguez).