¡Envíos a cualquier punto del país $600!

Cuento

 

 

 

Veinte pitadas

El humo como metáfora de lo que se escapa.

Ese cigarrillo que encendemos para detener el tiempo.

En Veinte pitadas, los personajes se aspiran a sí mismos para volverse ceniza, la brasa arde en su interior. Sienten el humo embriagador, como dice el tango, de eso que les falta, de esa lluvia que no está, de esa palabra que no existe. Se definen y se descubren en aquello que no son. Porque el no es una potencia que los persigue y arrasa.

Francisca Mauas

 

Los personajes de Veinte pitadas viven dentro del duelo. Empantanados en el lodo de la vida, encapsulados en un hoy que resiente el ayer. Frágiles, gastados, vencidos, exhalan el humo espeso de la resignación, maldicen la finitud, hacen una mueca de desprecio y escupen al piso. Cada cuento es el resto de la historia, la parte que no figurará en ninguna biografía autorizada. La escritura de Marcelo Filzmoser reúne el talento verdadero (esa clase de talento que no se puede disimular) con un saber hacer consciente, un pulso amaestrado por el oficio.

María Staudenmann

 

 

 

 

Marcelo Filmozer nació en la ciudad de Buenos Aires en 1977. Realizó talleres y clínicas literarias con escritores como Carlos Bernatek, Pedro Mairal, Selva Almada, Julián López y Alejandro Crotto. Fue premiado y editado en diversos certámenes, entre los que cabe mencionar el Leopoldo Marechal (2008), el Itaú (2012) y el Audiocuentos (2018), donde fue ilustrado por Rep. Más de treinta de sus cuentos fueron publicados en el Periódico Irreverentes de España. Escribió la columna “Apuntes miopes” para la revista Qu y colaboró en la línea editorial y el diseño. En 2020 publicó Carcaj, una serie de poemas escritos durante los últimos años. Actualmente trabaja en su segunda novela.

 

Veinte pitadas, Marcelo Filmozer

$1.500,00
Veinte pitadas, Marcelo Filmozer $1.500,00

Cuento

 

 

 

Veinte pitadas

El humo como metáfora de lo que se escapa.

Ese cigarrillo que encendemos para detener el tiempo.

En Veinte pitadas, los personajes se aspiran a sí mismos para volverse ceniza, la brasa arde en su interior. Sienten el humo embriagador, como dice el tango, de eso que les falta, de esa lluvia que no está, de esa palabra que no existe. Se definen y se descubren en aquello que no son. Porque el no es una potencia que los persigue y arrasa.

Francisca Mauas

 

Los personajes de Veinte pitadas viven dentro del duelo. Empantanados en el lodo de la vida, encapsulados en un hoy que resiente el ayer. Frágiles, gastados, vencidos, exhalan el humo espeso de la resignación, maldicen la finitud, hacen una mueca de desprecio y escupen al piso. Cada cuento es el resto de la historia, la parte que no figurará en ninguna biografía autorizada. La escritura de Marcelo Filzmoser reúne el talento verdadero (esa clase de talento que no se puede disimular) con un saber hacer consciente, un pulso amaestrado por el oficio.

María Staudenmann

 

 

 

 

Marcelo Filmozer nació en la ciudad de Buenos Aires en 1977. Realizó talleres y clínicas literarias con escritores como Carlos Bernatek, Pedro Mairal, Selva Almada, Julián López y Alejandro Crotto. Fue premiado y editado en diversos certámenes, entre los que cabe mencionar el Leopoldo Marechal (2008), el Itaú (2012) y el Audiocuentos (2018), donde fue ilustrado por Rep. Más de treinta de sus cuentos fueron publicados en el Periódico Irreverentes de España. Escribió la columna “Apuntes miopes” para la revista Qu y colaboró en la línea editorial y el diseño. En 2020 publicó Carcaj, una serie de poemas escritos durante los últimos años. Actualmente trabaja en su segunda novela.