¡Envíos a cualquier punto del país $500!

poesía

 

Querida

Verter o revertir, convertir o vértigo, ansia o lanza, como sea: el poema es siempre un movimiento dental filoso en Querida de Gabriela Bejerman. Porque la escritura, como diría el legendario Samuel Rosenstock, empieza en la boca. Pulsión infantil originaria: oler con el paladar, probar y degustar con el oído, sentir con los dientes para iniciarse en el universo del deseo. Con las palabras sucede algo parecido: antes que su posibilidad de gesta visual, el lenguaje de Querida tiene su propia disposición gastronómica, sus papilas gustativas, sus texturas sonoras; a veces se prefiere crudo, otras a punto, tierno o carbonizado y seco como un pan que en la puerta del horno se nos quema. El verso como beso: los textos convocan otra lengua de manera constante, un intercambio de fluidos y una gramática corporal que es puro desafuero: “vamos a guardar unas palabras en este sobre / vos escribís una yo la otra, y así”. Pero Querida no está, Querida se fue y ahí comienza la proeza del poema, en busca de la lengua que falta: siempre falta.

Matías Moscardi

 

 

Gabriela Bejerman, Nació en Buenos Aires en 1973.  Poeta, narradora y traductora. estudió letras en la UBA. Centra su interés en la música, la oralidad y el cuerpo en relación con la palabra. A fines de los noventa co-creó la revista Nunca nunca quisiera irme a casa, y editó un disco como Gaby Bex de música electrónica Mandona (2007). En la actualidad, da clases de poesía y talleres de escritura. ha publicado en poesía Alga, Crin, Pendejo, Ubre, Querida y Aurelia; en narrativa Presente perfecto, Linaje, Heroína y Un beso perdurable. Ha traducido a Jane Bowles, sobre la que dirigió la obra teatral Campo cascada

Querida, Gabriela Bejerman

$970,00
Querida, Gabriela Bejerman $970,00

poesía

 

Querida

Verter o revertir, convertir o vértigo, ansia o lanza, como sea: el poema es siempre un movimiento dental filoso en Querida de Gabriela Bejerman. Porque la escritura, como diría el legendario Samuel Rosenstock, empieza en la boca. Pulsión infantil originaria: oler con el paladar, probar y degustar con el oído, sentir con los dientes para iniciarse en el universo del deseo. Con las palabras sucede algo parecido: antes que su posibilidad de gesta visual, el lenguaje de Querida tiene su propia disposición gastronómica, sus papilas gustativas, sus texturas sonoras; a veces se prefiere crudo, otras a punto, tierno o carbonizado y seco como un pan que en la puerta del horno se nos quema. El verso como beso: los textos convocan otra lengua de manera constante, un intercambio de fluidos y una gramática corporal que es puro desafuero: “vamos a guardar unas palabras en este sobre / vos escribís una yo la otra, y así”. Pero Querida no está, Querida se fue y ahí comienza la proeza del poema, en busca de la lengua que falta: siempre falta.

Matías Moscardi

 

 

Gabriela Bejerman, Nació en Buenos Aires en 1973.  Poeta, narradora y traductora. estudió letras en la UBA. Centra su interés en la música, la oralidad y el cuerpo en relación con la palabra. A fines de los noventa co-creó la revista Nunca nunca quisiera irme a casa, y editó un disco como Gaby Bex de música electrónica Mandona (2007). En la actualidad, da clases de poesía y talleres de escritura. ha publicado en poesía Alga, Crin, Pendejo, Ubre, Querida y Aurelia; en narrativa Presente perfecto, Linaje, Heroína y Un beso perdurable. Ha traducido a Jane Bowles, sobre la que dirigió la obra teatral Campo cascada