¡Envíos a cualquier punto del país $500!

poesía

 

 

CONTRATO PRECARIO

Como una contorsionista, Micaela es capaz de transformar la tragedia en imágenes lúcidas y eléctricas. Debería haber un aviso de precaución para estos poemas “cuidado posibilidad de electrocutarse”.

Luciana Reif

 

"Contrato precario" podría tratar sobre la desesperanza: los poemas de Mica se precipitan a través del sonido y del deseo en un intento por recuperar lo que se pierde. Lo que aparece, en cambio, es una intimidad de una belleza brutal. Es en ese movimiento irrefrenable donde las amigas, las parejas, la política se reconcilian para dar lugar a un libro de una fuerza arrasadora, que hace temblar el piso.

Milagros Pérez Morales

 

A Micaela Szyniak la conocí cuando vino a mi casa con su libro "Escribo pidiendo ayuda". Nos sentamos en la barra y tomamos whisky; al otro día lo leí de un tirón, sobria, y me di cuenta de que no era un libro: eran mensajes del futuro. En "Contrato precario" redobla la apuesta ¿Es poeta, es música, rapera? No importa, o sí, utiliza un género pero solamente para llevárselo puesto.

Silvina Giaganti

 

La justicia poética toca un sentido lúcido. Este libro es “un viaje al yo te curo”, como dice M. pero también una foto cruda de lo que pasó para llegar a eso. Mientras la mayoría sólo muestra el resultado, ella lo atraviesa.

Flavia Calise

 

Es ahí donde se cuece la justicia del contrato: en el cara a cara con una misma. Precario, sí pero poderoso en términos de conquista de una voz propia y libre.

Julieta Troielli

 

 

Micaela Szyniak, nació en mayo de 1993, bajo el sol de géminis. Publicó Escribo Pidiendo Ayuda (Nulú Bonsai, 2018) y Hago señas de irme (Elemento Disruptivo, 2015). Es tallerista literaria en el programa Club de Jóvenes y en espacios privados; dirige la revista de poesía y feminismo Mi Gesto Pank. y tiene una librería a puertas cerradas especializada en poesía, feminismo y nuevas narrativas, Luz Artificial. Tanto con la revista como con la librería organiza múltiples eventos: arma el line up, convoca a lxs artistas, atiende la barra, abre la puerta, hace difusión, prensa y trapea el piso antes y después. Participó de diversos festivales internacionales (Kanibal Urbano, Quito, 2018; Enero en la Palabra, Cusco, 2018). Sus poemas circulan también por páginas de internet, blogs, fanzines, fotocopias y antologías. Estudia Escritura en la UNA y transitó un rato por Letras en la UBA.

Contrato precario, Micaela Szyniak

$1.000,00
Contrato precario, Micaela Szyniak $1.000,00

poesía

 

 

CONTRATO PRECARIO

Como una contorsionista, Micaela es capaz de transformar la tragedia en imágenes lúcidas y eléctricas. Debería haber un aviso de precaución para estos poemas “cuidado posibilidad de electrocutarse”.

Luciana Reif

 

"Contrato precario" podría tratar sobre la desesperanza: los poemas de Mica se precipitan a través del sonido y del deseo en un intento por recuperar lo que se pierde. Lo que aparece, en cambio, es una intimidad de una belleza brutal. Es en ese movimiento irrefrenable donde las amigas, las parejas, la política se reconcilian para dar lugar a un libro de una fuerza arrasadora, que hace temblar el piso.

Milagros Pérez Morales

 

A Micaela Szyniak la conocí cuando vino a mi casa con su libro "Escribo pidiendo ayuda". Nos sentamos en la barra y tomamos whisky; al otro día lo leí de un tirón, sobria, y me di cuenta de que no era un libro: eran mensajes del futuro. En "Contrato precario" redobla la apuesta ¿Es poeta, es música, rapera? No importa, o sí, utiliza un género pero solamente para llevárselo puesto.

Silvina Giaganti

 

La justicia poética toca un sentido lúcido. Este libro es “un viaje al yo te curo”, como dice M. pero también una foto cruda de lo que pasó para llegar a eso. Mientras la mayoría sólo muestra el resultado, ella lo atraviesa.

Flavia Calise

 

Es ahí donde se cuece la justicia del contrato: en el cara a cara con una misma. Precario, sí pero poderoso en términos de conquista de una voz propia y libre.

Julieta Troielli

 

 

Micaela Szyniak, nació en mayo de 1993, bajo el sol de géminis. Publicó Escribo Pidiendo Ayuda (Nulú Bonsai, 2018) y Hago señas de irme (Elemento Disruptivo, 2015). Es tallerista literaria en el programa Club de Jóvenes y en espacios privados; dirige la revista de poesía y feminismo Mi Gesto Pank. y tiene una librería a puertas cerradas especializada en poesía, feminismo y nuevas narrativas, Luz Artificial. Tanto con la revista como con la librería organiza múltiples eventos: arma el line up, convoca a lxs artistas, atiende la barra, abre la puerta, hace difusión, prensa y trapea el piso antes y después. Participó de diversos festivales internacionales (Kanibal Urbano, Quito, 2018; Enero en la Palabra, Cusco, 2018). Sus poemas circulan también por páginas de internet, blogs, fanzines, fotocopias y antologías. Estudia Escritura en la UNA y transitó un rato por Letras en la UBA.